domingo, 25 de mayo de 2014

ἐφήμερος

Revolución e Independencia son procesos permanentes y cada quién lleva su lucha de contra-resistencia-transformadora... La mía ha mutado en un juego sin reglas demasiado claras, pero sí, silenciosamente presentes. Y es así, en este irresistible silencio, como puedo nombrarte a los cuatro vientos... Dice Jacques Derrida: «He aquí el motivo de que en mi escritura exista una manera, no diría que perversa, pero si un poco violenta, de tratar esta lengua. Por amor. El amor en general pasa por el amor a la lengua, que no es ni nacionalista ni conservador, sino que exige pruebas. Y pone a prueba. No se puede hacer cualquier cosa con la lengua, ella nos preexiste y ella nos sobrevive. Si se quiere afectar a la lengua de algún modo es necesario hacerlo de manera refinada, respetando en la irrespetuosidad su ley secreta.» en Estoy en guerra contra mí mismo.
Tímidamente

Prensa La Libertad


Callejeando
Tras bambalinas



No hay comentarios:

Publicar un comentario